Lesiones deportivas más frecuentes

En el mundo deportivo los inconvenientes siempre están a la orden del día. No importa cuán precavidos seamos, y cuán arduamente trabajemos correctamente nuestra actividad, las posibilidades de sufrir una lesión son más que altas. Si eres un asiduo practicante de alguna actividad deportiva, de seguro sabes a qué nos estamos refiriendo.

Por otro lado, es importante que el atleta esté al tanto de todas estas para que sepa ante qué circunstancias e inconvenientes se pueden llegar a enfrentar. De igual modo, también descubrirás en un momento cómo hacer todo lo posible para prevenir estas desagradables dificultades.

¿Por qué ocurren estas lesiones?

Todas etas circunstancias pueden ocurrir por diversos factores. Todos ellos pueden operar en conjunto para que esta se desarrolle o, por el contrario, presentarse aisladamente y ser la causa de ella. De igual manera, estas pueden ocasionarse por:

  • Mal uso de los equipos: Si eres uno de los fanáticos de practicar deporte en el interior, y etas en constante contacto con las máquinas para hacer ejercicio; te decimos que este es uno de los factores más comunes que influyen al producirse una laceración. Usar inapropiadamente un aparato puede llegar a atrofiar o incomodar nuestros músculos provocando alguna contusión. Por ello, debes informarte bien cómo usar el tuyo.
  • Falta o escases de estiramiento: En el mismo sentido, suprimir antes o después de una rutina de entrenamiento los respectivos calentamientos ocasionará, en la mayoría de las veces, que el músculo no se estire bien y sea más propenso a lesionarse. Por ello te exhortamos a realizar los calentamientos previos necesarios antes de comenzar tu jornada deportiva.
  • Mala condición física: Por otro lado, la mala condición física casi siempre origina algún inconveniente en nuestro cuerpo pues, como es natural, este no está acostumbrado a soportar determinada exigencia física. Por esta razón, es durante esta etapa de inicio de alguna actividad en que debemos ser más cuidadoso y precavidos en pleno proceso de ejercicio.
  • Sobreentrenamiento: Por último, la sobrecarga de entrenamiento provoca que los músculos se atrofien debido al exceso de carga que ellos se producen. Debes dejar que transcurran los lapsos necesarios entre cada rutina para permitir que el músculo se recupere de su trabajo anterior.

¿Cuáles son las más comunes?

Lesiones deportivas

Ya sea que practiques un deporte al aire libre, como el atletismo, por ejemplo, o te decantes por el contrario a los que puedes realizar en tu propia casa, como rutinas de pesas, es muy posible que sufras las siguientes lesiones si no cumples con los 4 aspectos que ya te hemos reseñado más arriba. Las más comunes son:

  1. Esguinces: Es la más común de todas y prácticamente todo atleta sufrirá de uno durante el transcurso de su vida deportiva. Sucede cuando los ligamentos que recubren a nuestros huesos se estiran demasiado o se rompen por completo. Los movimientos bruscos, una inadecuada postura, la sobrecarga de entrenamiento y demás son los principales motivos para que estos puedan llegar a ocurrir.
  2. Fracturas: Un escalón más arriba se encuentran las fracturas de algún hueso de nuestro cuerpo. Son relativamente comunes en la mayoría de los practicantes de alguna actividad deportiva, sobre todo aquellos que lo practican al aire libre: el ciclismo, el futbol y el atletismo son los deportes predilectos para este tipo de lesión.
  3. Desgarros musculares: Cuando las fibras de nuestros músculos sufren una rotura parcial o completa, estamos en presencia de un desgarre. Puede ocurrir así hayamos tomado todas las previsiones posibles antes y después de comenzar nuestra rutina.
  4. Dislocaciones: Por otra parte, la carga excesiva en un miembro puede ocasionar una dislocación. Son relativamente comunes en los practicantes de levantamiento de pesas. Debes ser muy cuidadoso cuando efectúes este tipo de entrenamiento, pues una de estas puede dejarte fuera de actividad por unos cuanto meses.
  5. Lesiones en las rodillas: Son la pesadilla de todo amante del atletismo. El fuerte peso e impacto que soportan estas fieles compañeras tiene que conllevar, de una u otra forma, a que algo salga mal en algún momento. La sobrecarga de entrenamiento y una mala postura al realizar un ejercicio son los 2 factores primordiales que contribuyen a que estas se produzcan

¿Cómo puedes prevenirlas?

Cómo evitar las lesiones deportivas

Lo más importante es que hagas justo lo contrario a los 4 factores que te enumeramos desde el comienzo. Sobre todo considerando los respectivos estiramientos y evitar la sobrecarga que se hace a un músculo cuando este aún no se ha recuperado por completo. Aunque te decimos que, si bien es cierto que podemos disminuir las posibilidades con estos puntos, las lesiones son comunes y habituales en todo practicante de algún deporte; así que siempre estaremos expuestos a sufrirlas sin importar lo que hagamos.